La Federación de Servicios (FES) de UGT rechazó hoy en un comunicado que las actuales empresas adjudicatarias del servicio de limpieza en los centros educativos adscritos a la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria “estén proponiendo a sus trabajadores un nuevo contrato a la baja e irse al paro en los meses de julio y agosto porque el 30 de junio expira la actual adjudicación y aún no se ha realizado la licitación de una nueva”.

El sindicato, que ya ha solicitado una reunión con la Consejería de Educación, denuncia  que el retraso en la licitación del servicio de limpieza en los centros educativos cántabros “por problemas de índole jurídico y administrativo” según el propio Gobierno regional, “está siendo aprovechado por las empresas Seralia y Masterclin para empeorar las condiciones laborales, sociales y económicas de sus trabajadores”.

“Como no han hecho los deberes con la licitación del nuevo servicio, ahora la propia Administración insta a las empresas a cubrir de cualquier modo el vacío de los meses de julio y agosto y Seralia y Masterclin no han tardado en plantear a sus trabajadores que se vayan al desempleo esos meses y con un nuevo contrato de fijo discontinuo y no con el indefinido ordinario que ahora tienen”, critica la Federación de Servicios de UGT.

El sindicato aclara que “no es admisible que 200 trabajadores paguen los platos rotos con un peor contrato de trabajo, una considerable reducción de jornada y el desempleo porque se haya paralizado el concurso de adjudicación del servicio, y más, cuando la ley y el convenio colectivo les ampara con el derecho ineludible a la subrogación, que tendrá que ser respetada por la empresa que se haga cargo del servicio sea quien sea”.