La presión de los trabajadores/as del sector, tras las últimas movilizaciones de 28 de Noviembre y la Semana de Huelga convocada en solitario por UGT ha forzado a la Patronal (ACE), a renunciar a todos los recortes que pretendían hacer al Convenio, y que habíamos conseguido con el esfuerzo de todos/as.

La reunión ha comenzado por parte de UGT con un tirón de orejas a la patronal por abandonar la Mesa, y que no ha sido hasta la amenaza de una demanda por nuestra parte, cuando han decidido retomar la negociación.

El subidón del IPC del año 2016, que casi con total seguridad será del 1,5% (el dato oficial se conocerá el Viernes) es la excusa que ha utilizado la ACE para decirnos que debe “reestudiar” su propuesta económica.

UGT ya ha dicho en reiteradas ocasiones que no firmará un Convenio que no contenga, al menos, y cómo mínimo garantía de poder adquisitivo, siendo nuestra pretensión aumentarlo.

Al respecto del los “incentivos en vacaciones”, la patronal ha indicado que ha dado instrucciones para que las empresas los incluyan en esta nómina de Enero y que se sumarán a los pluses de domingo, festivos y nocturnidad… pero sólo lo pagarán desde el 18 de Mayo de 2016 (fecha de la firmeza de la Sentencia del Supremo).

Ante la pregunta de UGT de si las empresas pagarán los atrasos anteriores correspondientes a los incentivos de la Sentencia mencionada, sin que los trabajadores/as deban interponer demandas individuales, la respuesta ha sido el silencio. Desde UGT lamentamos la enorme dilación de esta negociación, que va por 25 meses, con un IPC desbocado que va contra nuestras nóminas.

El V Convenio supuso aproximadamente una pérdida de poder adquistivo del 5%, de no haberse firmado, estaríamos perdiendo ya el 11%. Desde UGT no queremos más dilaciones o convocaremos nuevas movilizaciones proponiendo, como siempre, que sean conjuntas con el resto de sindicatos.