A petición de la dirección del centro hospitalaria, el sindicato aguardará una semana y convocará la movilización para finales de este mes

UGT convocará una nueva huelga general indefinida en el servicio de cocina y de cafetería del Hospital de Sierrallana, si a lo largo de esta misma semana la empresa concesionaria del servicio, Eurest, “no termina de cumplir de una vez por todas con lo estipulado en el convenio colectivo”, según afirmó hoy en rueda de prensa el delegado del sindicato en el centro hospitalario, José María Fernández.

Fernández aclaró que, a instancias del propio centro hospitalario, el sindicato aguardará una semana “para ver si la empresa cambia de actitud y cumple con las condiciones laborales de los trabajadores, aunque si no lo hiciera, la huelga se convocará a principios de la próxima semana”.

El propio delegado de UGT matizó que, si la huelga general indefinida se convocase a principios de la próxima semana, se llevaría a cabo 10 días después, tal y como estipula la normativa legal, con lo que la movilización se iniciaría a finales de este mismo mes, en torno al día 27 de abril.

Fernández acusó a Eurest de “reiteración en el incumplimiento del convenio colectivo y en sus obligaciones de subrogación de aquellas cláusulas ya operativas con empresas concesionarias anteriores”.

Entre estos incumplimiento, el delegado de UGT destacó que “la empresa sigue sin respetar la bolsa de empleo prevista para sustituciones, refuerzos y vacantes en la plantilla porque, simplemente, contrata a quien quiere, no a quien tiene que contratar”.

En este sentido, Fernández recordó que en el acta de la última reunión negociadora, la propia empresa redactó en ella que “se mantendrá la bolsa de trabajo y se respetará la antigüedad de las personas que están en ella”, lo que, según el sindicalista, “no ha cumplido desde el primer momento”.

“Existe una sentencia de mediación del Organismo de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales (ORECLA) que desde el año 2009 obliga a recurrir a esta bolsa de empleo para cualquier nueva contratación, pero Eurest no se da por aludida y, simplemente, contrata a su antojo”, agregó Fernández.

El delegado de UGT en el Hospital de Sierrallana reiteró que “queremos llegar a un acuerdo con la empresa y evitar movilizaciones pero, por ahora, de poco sirve pactar si acto seguido una de las partes no cumple lo acordado”.