¿ EL REGISTRO DE LA JORNADA DIARIA DE TRABAJO ES OBLIGATORIO REALIZARLO ?

Para dar respuesta a esta pregunta tan controvertida en estos días, trataremos de analizar la normativa y la jurisprudencia existente.En primer lugar, comenzaremos por lo que establece el Estatuto de los Trabajadores (ET) con respecto a este asunto:

En el artículo 12.4 del ET, se encuentra la obligatoriedad del registro horario en los contratos a tiempo parcial, en concreto establece que:

“la jornada de los trabajadores a tiempo parcial se registrará día a día y se totalizará mensualmente, entregando copia al trabajador, junto con el recibo de salarios, del resumen de todas las horas realizadas en cada mes, tanto las ordinarias como las complementarias a que se refiere el apartado 5.”.

De igual forma es obligatorio el registro en jornadas especiales de trabajo de los trabajadores móviles, de la marina mercante y de ferroviarios tal y como establece el RD 1561/1995 en sus artículos 10.bis.5 y 18.bis.2 y su Adicional Séptima.

A continuación, haremos referencia al apartado cinco del artículo 35, el cual recoge la obligatoriedad del control a la hora de abordar el tratamiento de las horas extraordinarias:

A efectos del cómputo de horas extraordinarias, la jornada de cada trabajador se registrará día a día y se totalizará en el periodo fijado para el abono de las retribuciones, entregando copia del resumen al trabajador en el recibo correspondiente.”

La Audiencia Nacional,en el mes de diciembre de 2015, condenó a Bankia a llevar un registro diario de las horas que realiza cada trabajador, al margen de si el mismo realiza horas extras o no, todo ello con el objeto de conocer si el trabajador hace las referidas horas, entendiendo que era la única forma de comprobarlo.

En el recurso de casación realizado por Bankia, la Sala IV de lo Social del Supremo en la sentencia 246/2017, de 23 de marzo, establece que no es obligatorio llevar un registro diario de la jornada por parte del empleador para comprobar el cumplimiento de los horarios pactados cuando no sobrepasen la jornada máxima.

Esta sentencia contó con tres votos particulares, firmados por 5 de los 13 magistrados que la suscriben, en la misma línea que falló la Audiencia Nacional.

Es importante recordar que el alto tribunal añade que “ no deja indefenso al trabajador a la hora de probar la realización de horas extraordinarias, pues al final del mes la empresa le notificará el número de horas extras realizadas, o su no realización, lo que le permitirá reclamar frente a esa comunicación y a la hora de probar las horas extraordinarias realizadas tendrá a su favor el artículo 217.6 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, norma que no permite presumir la realización de horas extraordinarias cuando no se lleva su registro, pero que juega en contra de quien no lleva cuando el trabajador prueba que si las realizó”.

Hasta este pronunciamiento las Inspecciones DE Trabajo y Seguridad Social de cada comunidad conforme a la Instrucción 3/2016, sobre control de las horas de trabajo, requería la necesidad de llevar a cabo un control horario diario por parte de las empresas, con la clara advertencia de que la ausencia del mismo sería considerada una infracción grave.

En el pasado mes de abril, el Tribunal Supremo ha dictado una segunda sentencia, en el caso contra Abanca, donde se viene a reiterar los argumentos esgrimidos en la sentencia de Bankia. Faltaría de salir la tercera sentencia que afecta al banco Sabadell, pero todo hace indicar que ira en el mismo sentido que las anteriores.

Desde el punto de vista sindical, considerábamos y consideramos necesario la obligatoriedad del registro horario debido a que es la única forma de control del fraude que se viene produciendo históricamente en nuestro país. De mantenerse este criterio del TS en el caso del Banco Sabadell, entendemos necesaria una reforma legislativa urgente donde se plasme con claridad la obligatoriedad del control horario.

Las horas extraordinarias no declaradas suponen una pérdida de salarios y de cotizaciones a la Seguridad Social, además de la tributación a la Hacienda Pública. Los datos que se manejan desde la confederación de UGT, estiman que entre los años 2010 y 2015 la no declaración de las horas extraordinarias ha supuesto unas pérdidas de 3.500 millones de euros en cotizaciones. Creemos que éste es un lujo que este país no puede ni, debe permitir.

Pedro Cobo García.

FeSMC-Cantabria.

http://www.cantabriafesmcugt.es/wp-content/uploads/2017/05/jornadaUGT_2junio17_tript.pdf

2017-05-19T15:15:54+00:00viernes, mayo 19, 2017|Categories: Noticias, Salud Laboral|Tags: , , , , , |