Unas 1.500 personas apoyaron  hoy en Santander la manifestación convocada por UGT y CCOO con el lema “Empleo y salarios dignos”, La manifestación salió a las  12 horas de la Plaza del Ayuntamiento y terminó su recorrido en la Plaza de Pombo, con la intervención de los secretarios generales de ambos sindicatos.

En sus discursos, tanto Mariano Carmona, secretario general de UGT, como su homólogo de CCOO, Carlos Sánchez, advirtieron que la intención de los dos sindicatos es ampliar el calendario de movilizaciones antes del 1 de Mayo y no descartaron una huelga general “si las meses de negociación” con el Gobierno y los empresarios “no permiten la recuperación de salarios y derechos”.

De hecho, UGT y CCOO han convocado el miércoles 22 de febrero concentraciones antes las sedes de la patronal de toda España para forzar a un acuerdo salarial y de negociación colectiva, que en Cantabria se celebrará a las 12 horas, en la calle Rualasal, ante la sede de CEOE-Cepyme.

Este acuerdo salarial que exigen a los empresarios tanto UGT como CCOO fue abordado por los responsables regionales de ambos sindicatos en su alocución al término de la manifestación.

El líder de UGT precisó, en este sentido, que los sindicatos plantean incremento salariales entre un 1,8% y un 3% y que “no aceptaremos ni firmaremos acuerdo alguno que no implique la recuperación del poder adquisitivo y con un tope mínimo de subida salarial porque de nada vale que los empresarios la acepten para luego incumplirla y quedarse en nada”.

“Fuentes de la propia patronal estiman que el año pasado se perdieron 20.000 millones de euros en salarios y luego son los propios empresarios los que demandan que se incentive el consumo interno”, agregó Carmona.

Por su parte, el secretario general de CCOO apeló a la responsabilidad de los empresarios “porque no son admisibles salarios tan bajos donde quien es mileurista se puede considerar un privilegiado, casi un millonario”, tras precisar que “no se puede salir de la crisis así, generando más pobreza y más desigualdad”.

Tiempo de movilización y de recuperación de derechos

Los secretarios generales de UGT y CCOO insistieron en que “este año va a ser de movilizaciones porque es el momento de exigir en la calle la recuperación de salarios y derechos”.

Para Mariano Carmona, “El Gobierno y los empresarios que participan en las mesas de negociación que se han abierto tienen que sentir el aliento de la calle, la presión de los trabajadores y si las mesas de negociación  no dan los resultados esperados, habrá que recurrir a la huelga general”.

El secretario general de UGT fue más allá y matizó que “si no surten efecto las mesas de negociación, mi propuesta es de una huelga general y no sólo de un día, que garantice que vamos a parar el país, que los que tienen que legislar no puedan gobernar de espaldas a la ciudadanía”.

Carmona añadió que “sobran los motivos para todo ello porque no podemos tolerar que no se hable de recuperación de derechos cuando tenemos salarios que no permiten ni cubrir las necesidades básicas, y más, ante la escalada de precios; cuando la brecha salarial de género es de un 28% y los pocos jóvenes que trabajan (un 30% en Cantabria) vienen a cobrar a su vez un 30% menos que las demás edades; o cuando nuestros investigadores tienen que emigrar porque aquí no se puede trabajar”.

“Lo que está claro es que las movilizaciones como las de hoy o las que vengan no son de UGT o de CCOO, sino de todos los trabajadores, los desempleados, los jóvenes, los pensionistas y de la sociedad en general”, agregó Carmona, tras reiterar que “éste es el momento de las movilizaciones y de la recuperación de salarios y derechos”.

En el mismo sentido se expresó Carlos Sánchez, que reclamó tanto al Gobierno español como al de Cantabria “un pacto por el empleo” y advirtió que “los sindicatos nunca hemos hincado la rodilla, llevamos movilizando a los trabajadores desde el inicio de la crisis y no podemos permitir que la economía salga de la crisis, dejando de lado a los trabajadores y a los ciudadanos que más han contribuido a salir de la crisis”.

Sánchez reiteró que “es nuestra obligación salir a la calle”, recalcó ,   que “por mucho que hablen de nosotros, de CCOO y UGT, representamos al 70% de todos los delegados, no estamos en crisis y tenemos lo más importante; fuerza, convicción y, además, tenemos la razón que es lo más importante”.

El dirigente de CCOO reclamó también un pacto por el empleo porque, según dijo, “queremos salir de la crisis con un acuerdo por el empleo, con un acuerdo social y político que nos permita cambiar el modelo productivo y poder mirar al futuro”.

IFOMO PRESS