SUBSIDIO DESEMPLEO:

     PARA MAYORES DE 55 AÑOS.

Como os hemos comentado en anteriores “INFORMAS”, cuando se solicita el subsidio de desempleo para mayores de 55 años se deberán computar sus ingresos individuales y no los de la unidad. Ante las dudas que nos estáis planteando entorno a este asunto os trasladamos la siguiente información:
En primer lugar, el Tribunal Constitucional declara que los efectos de la nulidad no afectarán a las situaciones jurídicas firmes.
En segundo lugar, ante la declaración de nulidad del RDL 5/2013 disp. Final 1º.1, el SEPE entiende que las rentas imputables se tendrán en cuenta desde el 9 de julio de 2018, a las nuevas solicitudes y finalmente a las que estuviesen pendientes de resolver (reclamaciones previas y los procesos judiciales pendientes).

     COMPATIBILIDAD DEL SUBSIDIO Y PRESTACIÓN

Desde el pasado 5 de julio se puede compatibilizar la percepción de cualquier tipo de rentas mínimas, ayudas de asistencia social y salarios sociales reconocidos por la Administración pública y el subsidio de desempleo (LGSS art. 282 redacc L/2018 disp. Final 40º).
No debemos olvidar que este nuevo caso de compatibilidad está sujeto al cumplimiento de los requisitos de carencia de rentas o de existencia de responsabilidades familiares.

SUBROGACIÓN ESTABLECIDA EN CONVENIO COLECTIVO

Un trabajador del sector de seguridad plantea una reclamación de cantidades por diferencias salariales a dos empresas de seguridad inmersas en un proceso de subrogación. La empresa entrante advierte al trabajador que el convenio sectorial le exime de este pago, que debe afrontar la empresa saliente con quien se generó la deuda. Ante esta situación el trabajador demanda a ambas empresas.

La Sala del TSJ de Galicia entiende que basándose en el principio de jerarquía normativa que establece el artículo 3.2 Estatuto de los Trabajadores, es de aplicación el artículo 44 del ET en lo referente a la responsabilidad solidaria que afecta a la empresa saliente y entrante en lo relativo a la subrogación de derechos y deberes, dejando en un segundo plano la norma convencional (convenio colectivo), debido a que el mismo ofrece una menor protección a los trabajadores.

INVERSIÓN DE LA PRUEBA EN EL RIESGO DURANTE LA LACTANCIA

En este caso se plantea si la trabajadora tiene derecho a la prestación por riesgo durante el periodo de lactancia natural, en el supuesto que la evaluación de riesgos de su empresa no recoge si existen riesgos específicos para la lactancia, contemplándose exclusivamente como riesgos genéricos: el manejo de productos desinfección de limpieza, lejía, pinchazos y cortes en el ámbito sanitario, exposición agentes químicos y biológicos…etc.
La doctrina del TJUE, reconoce que es necesario la inversión de la carga de la prueba (a favor de la trabajadora), cuando la evaluación específica de riesgos no se hubiese llevado a cabo tal y como recoge la Dir. 92/85/UE art.4.1 (TJUE 19-10-17, asunto Otero Ramos, C-531/15).
Esta normativa obliga al empresario, por medio de los servicios de prevención, a realizar una evaluación específica de las trabajadoras en periodo de lactancia donde se recoja, la naturaleza, el grado y duración de la exposición en las empresas o establecimientos de que se trate. Esto exige un examen especifico de la situación de la trabajadora para saber si la trabajadora y su hijo esta expuestos a un riesgo.
El Supremo y, a diferencia de las anteriores instancias judiciales donde se desestimó el derecho al riesgo, realiza una revisión de su doctrina anterior y declara el derecho de la trabajadora a recibir la prestación por riesgo durante la lactancia natural.

INFORMA SEPTIEMBRE 2018