La empresa abonaría una indemnización de despido improcedente con un recargo de un 33% si no cumpliera con su promesa

La dirección de la lavandería industrial de Cabezón de la Sal Indusal, perteneciente a la multinacional francesa Elis, ha suscrito hoy un acuerdo con el comité de empresa (4 delegados de UGT y 1 de CCOO) en el que se compromete a mantener la actividad de la planta tras un nuevo expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que durará hasta finales de este año y que se suma a otro aún vigente hasta este domingo 31 de mayo.

Según precisa UGT, el acuerdo implica que si finalmente la empresa no cumpliera con su promesa y no reabriera su centro de trabajo en Cantabria, tendría que abonar a la plantilla una indemnización equivalente a un despido improcedente con un recargo adicional del 33% de la cuantía pertinente.

El acuerdo también estipula que Elis complementará hasta el 60% la prestación por desempleo de los trabajadores cuando ésta supere los seis meses y se reduzca a un 50%, además de una cláusula donde se aclara que la empresa respetará las vacaciones de sus empleados.

UGT agrega que la empresa también se ha comprometido a devolver a la planta de Cabezón de la Sal toda la ropa desviada a otros centros de la multinacional.